¿Por qué es importante la hidratación?
Una buena alimentación y una correcta hidratación son los requerimientos nutricionales básicos indispensables para cualquier deportista. Al hacer deporte, la disminución de hidratos de carbono en el organismo y la pérdida de líquidos y electrolitos a través del sudor, impide alcanzar el óptimo rendimiento y aumenta las probabilidades de lesiones.

Al hacer deporte debemos ingerir la cantidad de líquidos suficientes que nos permita mantener el balance hidroelectrolítico y el volumen plasmático adecuado a nuestras necesidades. Dependiendo del tipo de ejercicio, se recomienda beber entre 6 y 8 mililitros de líquido por kilo de peso y horas de ejercicio.

Los deportistas como tú, son gente especial a la que les encanta superar los límites. Una vez conseguido el objetivo, se marcan otro más difícil para seguir poniéndose a prueba. Por eso es tan importante una buena hidratación que te permita recuperarte más rápido, mejorar tu potencial deportivo, y reducir el riesgo de lesiones.

Para prevenir y evitar una deshidratación es importante mantener un nivel adecuado de líquidos en el cuerpo. Y aunque el agua es el remplazo natural de lo que se pierde durante la actividad física, ésta no nos ofrece todo lo que el cuerpo necesita para recuperarse por completo. Por ello lo más recomendable es tomar bebidas energéticas que nos proporcionen los minerales esenciales que el organismo requiere.

Para hacerte una idea de tu estado de hidratación y determinas tus necesidades de hidratación puedes pesarte antes y despues de cada competición o entrenamiento, así verá cuanta agua has perdido.

Una manera muy fácil deconocer tu estado de hidratación observando tu orina. Si tu orina es abundante y clara significa que estas bien hidratado. En cambio una orina poco abundante y oscura es síntoma de deshidratación y necesitas beber más.